Poesía – Besos y Versos (I)

Poesía – Besos y Versos (I)

Esta va a ser la primera vez que comparto algo así con alguien como tu.

Si te has subido a mi tren y me sigues a partir de ahora, bajo este título de “Besos y Versos” vas a descubrir poesías y pequeños textos que me acompañan desde siempre.

Desde niña escribo impulsivamente.  ¡Esta nena está para que la encierren! Decían algunos al verme tan pequeña obsesionada con eso.

Y entre insomnios y amaneceres, salían montones de letras que una vez cosidas, me hacían cosquillas y me aflojaban la risa.

¡De sólo pensar en compartirlas con el mundo me ponía feliz! Era muy pequeña y tenía sueños muy grandes.

Ahora que soy grande, ya se que puedo hacerlos realidad.

Buenos comienzos

Contigo ahora mis penas desvanecen,
día a día los segundos cobran vida,
tus caricias y tus besos me enloquecen,
hasta el punto de poder sentirme a veces,
una Diosa que a otro mundo pertenece,
y que arde entre pasiones derretida.

Arropando con tus brazos mi figura,
con cariño desconciertas mis sentidos,
estremezco y voy llegando a la locura,
a la vez que con tus labios tu procuras,
encontrar mi corazón entre mis pechos.

Los ojos entreabres y me llenas de ternura infinita.

Quién dijo miedo

Oigo el silbido arrogante del simple sueño:
la realidad se me escapa y me deja en las sombras.

Sin pensar, siento en mi ser, cómo suena un cantar muy lejano,
como el paso del aire rozando el suelo.

Siento el alma artificial que ronda mi mente,
y desespera mi ansia bebiendo sola.
Una lágrima impaciente, justifica lo real de mi amargura.

Tiritan mis ojos y sangran mis venas.
El despertar temprano de mi esperanza, ha confirmado por fin su sepultura.

 

Si te acercas.

Si te acercas, huele a Luna.
A luna antigua, a papiro olvidado.
Luz. Vida.
Tedio y Muerte.
Brisa fina por el tacto recogida,
caprichoso destino.
Tu alma en manos de la miserable suerte.

Desierto de arena, insuperable y fría.
Esclava del odio tu mente arpía,
busca dentro para ver su fondo.
No cierres los ojos,
abre tus heridas.

Sonidos milenarios

Hay un grito en la noche,
un grito ciego, sordo y mudo.
Un grito ancestralmente roto
ahogando con su magia a cada nudo.

Hay una verdad sonora,
una pizca de hiel en cada cama,
una mano vil y aterradora
que mece al hombre con miel si ama.

Toda la Vida.

Junto a mi cuerpo tumbada tu sonrisa,
suave pluma de calidez dorada.
En tus brazos me hallo y con ternura,
meces mis sueños, mientras me amas.

Sobre mi piel posada tu hermosura,
compartiendo sitio con tu calma.
Repartiendo besos, donde hay locura,
cambiando tormentas, por nubes claras.

Postrada en tu pecho,
no existen batallas.
Existen tesoros,
vitales encuentros…
Almas completas,
sentimientos fundidos.
Promesas ciertas, siempre cumplidas.
Amor eterno…
Divinos segundos en tu compañía.

Atrapa el ansia de hacerme tuya,
tu astuto brujo del sentimiento,
fulmina a miradas cada rincón desierto,
de mi alma anclada en mi fantasía.

Antiguos miedos, presentimientos.
Dudas y oscuras profecías.
Frenas la furia, combates con sueños,
Alejas los males y los enfrías.

Dejas paso al aire,
regalan risas tus gestos bellos.

Vota este Artículo
Acerca de Sonia Molinero Martín

Siempre he querido empezar con este viaje. Acompañarte y que me acompañes.
Mi pasión crónica es Escribir...Ella me ha traído hasta aquí y ya no pienso bajarme de este tren...
¿Subes conmigo?

Trackbacks

  1. […] Si llegas aquí por primera vez, te invito a que antes leas La Primera Parte de Besos y Versos (I) […]

Opina

*